VATICANO

El papa Francisco realizó este miércoles la habitual audiencia general en la plaza de San Pedro, donde le esperaban varios miles de peregrinos. Las medidas de control para permitir a los fieles afluir en la zona circundante al Vaticano y en la plaza delante de la basílica fueron altas.

En la homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta, en el Vaticano, el Papa Francisco advirtió contra los hipócritas y llamó a estar vigilantes, pues “el hipócrita puede destruir una comunidad” cristiana.

Que las obras de misericordia no sean dar limosna para tranquilizar la conciencia, sino la participación en el sufrimiento de los demás, incluso corriendo riesgos y dejándose incomodar. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta en el día en que la Iglesia recuerda a San Bonifacio, mártir y apóstol de Alemania.

“Ven Espíritu de Dios. Para vivir, te necesitamos como el agua: desciende una vez más sobre nosotros y enséñanos la unidad, renueva nuestros corazones y enséñanos a amar como tú nos amas, a perdonar como tú nos perdonas”, lo dijo el Papa Francisco en la Santa Misa, en la Solemnidad de Pentecostés, celebrada en la Plaza de San Pedro.

“Pediré a toda la Iglesia dedicar el mes de octubre del 2019” como “un tempo extraordinario de oración y reflexión” sobre “el trabajo misionero”.

Jesús encomienda sus ovejas a Pedro, el más pecador, y lo invita a apacentar al Pueblo de Dios con humildad y amor, incluso en medio de sus equivocaciones y pecados. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Miércoles, 31 Mayo 2017 12:12

Predicación, persecuciones y oración

Escrito por

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa el Santo Padre se detuvo a considerar estos tres puntos para describir la vida del Apóstol Pablo. El Pontífice puso de manifiesto lo que también hoy nos ofrece el Apóstol de los Gentiles, a saber: anunciar el Evangelio en medio de las persecuciones del mundo y las consolaciones del Señor.

“El Espíritu Santo no nos hace sólo capaces de esperar, sino también de ser sembradores de esperanza, de ser también nosotros – como Él y gracias a Él – los ‘paráclitos’, es decir, consoladores y defensores de los hermanos. Sembradores de esperanza”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la Audiencia General del último miércoles de mayo, la relación que existe entre la esperanza cristiana y el Espíritu Santo.

El verdadero pastor sabe despedirse bien de su Iglesia, porque sabe que no es el centro de la historia, sino un hombre libre, que ha servido sin componendas y sin apropiarse de la grey. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Antes de tomar una decisión, hay que interpelar a Dios. Si no se discierne lo que sucede con la ayuda del Espíritu Santo, por Él enviado a los hombres, se vive sin una orientación, sin guías, o con una fe que se reduce a ideología, una fe fría. Fue la invitación que Papa Francisco hizo en la homilía de la misa matutina que celebró hoy, 29 de mayo de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta.