VATICANO

El fundamentalismo islamista ha vuelto a golpear a los cristianos de Egipto luego que dos atentados contra dos iglesias coptas, una en las cercanías de El Cairo, y otra en Alejandría, dejasen hasta el momento unos 36 muertos y decenas de heridos. Ambos ataques han sido reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).

El papa Francisco ha expresado su cercanía a la nación de Egipto, algunas horas después del atentado contra una iglesia copta ortodoxa en la ciudad de Tanta, a una centena de kilómetros al norte del Cairo el 9 de abril del 2017, en presencia de 50 000 personas. Ha deseado la conversión de los terroristas, lo mismo que la de los traficantes de armas.

Jesús «no es un iluso que siembra falsas ilusiones, un profeta «new age», un vendedor de humo». ¿Quién es Jesús, que es recibido hoy en Jerusalén, aclamado como un rey? No es nada de lo anterior, afirmó Papa Francisco durante la Misa en la Plaza San Pedro por el Domingo de Ramos: es «es un Mesías bien definido, con la fisonomía concreta del siervo, el siervo de Dios y del hombre que va a la pasión; es el gran Paciente del dolor humano». Es ese Jesús «que acepta que lo aclamen aun sabiendo que le espera el «crucifige», no nos pide que lo contemplemos sólo en los cuadros o en las fotografías, o incluso en los vídeos que circulan por la red. No», dijo el Pontífice en su homilía después dela tradicional procesión de los ramos, que este año fueron donados por la diócesis de Sanremo y por la Región italiana de Liguria.  

El Papa Francisco participó en una vigilia de oración en la que animó a los jóvenes a seguir adelante y a no detenerse a pesar de las dificultades, porque “solo el mundo puede cambiar si los jóvenes están en camino”.

De esta manera respondió a los testimonios de 2 jóvenes: una religiosa de 30 años que relató su conversión y cómo la llamó Dios a la vida religiosa, y el de un joven de 23 años que en 2002 sufrió las consecuencias de un terremoto en Italia y quedó en silla de ruedas.

El Papa Francisco hizo un llamado a los medios de comunicación a que actúen con responsabilidad cuando difundan sus noticias, ya que la buena información puede derribar los muros del miedo y la indiferencia.

En la entrevista concedida a la revista italiana “Libertà Civili”, el Pontífice lamentó que “con frecuencia son los mismos medios de comunicación los que emplean estereotipos negativos para hablar de los migrantes y refugiados. Basta con pensar en el uso incorrecto que, con frecuencia, hacen de los términos con los que se refieren a los migrantes y refugiados”.

“Cuántas veces oímos hablar de ‘clandestinos’ como sinónimo de migrante. Esto no es correcto, es una información que parte de una base equivocada y que empuja a la opinión pública a elaborar un juicio negativo”.

El Santo Padre pidió a los medios que informen con veracidad, pues “la buena información puede derribar los muros del miedo y de la indiferencia”.

Dios siempre es fiel a su alianza: fue fiel con Abraham y a la salvación prometida en su Hijo Jesús. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina, del 6 de abril, celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Francisco exhortó a detenernos durante unos diez minutos, para pensar en nuestra propia historia y descubrir la belleza del amor de Dios, incluso en medio de las cosas feas, que todos conocemos en la vida.

“Cuando sufrimos por hacer el bien estamos en comunión con el Señor", aseguró el Papa Francisco en la catequesis de la Audiencia General del miércoles en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Pocos días antes del comienzo de la Semana Santa, el Santo Padre quiso explicar el sentido del sufrimiento en el contexto de la esperanza cristiana. La enseñanza del Pontífice estuvo centrada en la meditación sobre la esperanza cristiana “Dar razón de la esperanza que está en nosotros”, de la primera epístola de San Pedro. 

“Deploro con firmeza la inaceptable masacre sucedida ayer en la provincia de Idlid”. Con estas palabras que no pueden dejar margen de duda alguna, el papa Francisco se refirió al ataque con armas químicas en Siria, contra un bastión de los rebeldes, donde al menos 83 civiles perdieron la vida, entre ellos 11 niños.

No llevar la cruz sólo como un símbolo de pertenencia, como “un distintivo”, sino mirar al Crucificado como a “este Dios que se he hecho pecado” para salvarnos. Es la exhortación del Santo Padre Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Tres veces Jesús en el Evangelio de la liturgia del día dice a los fariseos: “Morirán en sus pecados”, porque tenían el corazón cerrado y no comprendían aquel misterio que era el Señor. “Morir en el propio pecado es una cosa fea”, dijo el Papa.

La serpiente de bronce: el que la miraba, quedaba salvado

Además, en su diálogo con ellos, Jesús recuerda: “Cuando habrán levantado al Hijo del hombre, entonces entenderán que Yo soy y que no hago nada por mí mismo”. La referencia de Jesús es a cuanto sucedió en el desierto – narrado por la Primera Lectura – cuando el pueblo, que no podía soportar el camino, “se aleja del Señor” y “habla mal de Moisés y del Señor”. Llegan las serpientes que muerden y causan la muerte. Entonces el Señor dice a Moisés que haga una serpiente de bronce y que la ponga sobre un asta: de modo que el que hubiera sido mordido, sería curado si la miraba.

“Solo el camino de la integración entre los pueblos consiente a la humanidad un futuro de paz y de esperanza”. Para ello es necesario lograr un desarrollo humano integral.

Esta fue la indicación del santo padre Francisco al recibir este martes por la mañana en audiencia a los participantes del encuentro promovido por el Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral, con motivo de los 50 años de la encíclica Populorum Progressio, el cual se ha realizado el lunes 3 y martes 4 de abril, en el Aula nueva del sínodo, en el Vaticano.

Página 17 de 21