VATICANO

“Cuando sufrimos por hacer el bien estamos en comunión con el Señor", aseguró el Papa Francisco en la catequesis de la Audiencia General del miércoles en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Pocos días antes del comienzo de la Semana Santa, el Santo Padre quiso explicar el sentido del sufrimiento en el contexto de la esperanza cristiana. La enseñanza del Pontífice estuvo centrada en la meditación sobre la esperanza cristiana “Dar razón de la esperanza que está en nosotros”, de la primera epístola de San Pedro. 

“Deploro con firmeza la inaceptable masacre sucedida ayer en la provincia de Idlid”. Con estas palabras que no pueden dejar margen de duda alguna, el papa Francisco se refirió al ataque con armas químicas en Siria, contra un bastión de los rebeldes, donde al menos 83 civiles perdieron la vida, entre ellos 11 niños.

No llevar la cruz sólo como un símbolo de pertenencia, como “un distintivo”, sino mirar al Crucificado como a “este Dios que se he hecho pecado” para salvarnos. Es la exhortación del Santo Padre Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Tres veces Jesús en el Evangelio de la liturgia del día dice a los fariseos: “Morirán en sus pecados”, porque tenían el corazón cerrado y no comprendían aquel misterio que era el Señor. “Morir en el propio pecado es una cosa fea”, dijo el Papa.

La serpiente de bronce: el que la miraba, quedaba salvado

Además, en su diálogo con ellos, Jesús recuerda: “Cuando habrán levantado al Hijo del hombre, entonces entenderán que Yo soy y que no hago nada por mí mismo”. La referencia de Jesús es a cuanto sucedió en el desierto – narrado por la Primera Lectura – cuando el pueblo, que no podía soportar el camino, “se aleja del Señor” y “habla mal de Moisés y del Señor”. Llegan las serpientes que muerden y causan la muerte. Entonces el Señor dice a Moisés que haga una serpiente de bronce y que la ponga sobre un asta: de modo que el que hubiera sido mordido, sería curado si la miraba.

“Solo el camino de la integración entre los pueblos consiente a la humanidad un futuro de paz y de esperanza”. Para ello es necesario lograr un desarrollo humano integral.

Esta fue la indicación del santo padre Francisco al recibir este martes por la mañana en audiencia a los participantes del encuentro promovido por el Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral, con motivo de los 50 años de la encíclica Populorum Progressio, el cual se ha realizado el lunes 3 y martes 4 de abril, en el Aula nueva del sínodo, en el Vaticano.

En el video del Papa del mes de abril, Francisco exhorta a los jóvenes a no dejar “que otros sean los protagonistas del cambio”. Publicado por la Red Mundial de Oración del Papa, el video difunde todos los meses a través de las redes sociales las intenciones de oración que el Santo Padre propone.

“¡Ustedes, los jóvenes, son los que tienen el futuro!” asegura el Pontífice. Y añade: “Les pido que lo construyan, que se metan en el trabajo por un mundo mejor”.

El Santo Padre dedica así la intención de oración de este mes por los jóvenes, invitando a rezar por ellos “para que sepan responder con generosidad a la propia vocación, considerando seriamente también la posibilidad de consagrarse al Señor en el sacerdocio o en la vida consagrada”. (Zenit)

Jesús, que juzga “con misericordia”, es la “plenitud” de la ley. Con estas palabras el Santo Padre Francisco invitó, en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa, a no juzgar “el corazón de los demás”, sino a perdonar

Frente a los pecados y a la corrupción, Jesús es la única “plenitud de la ley”. El Papa Bergoglio reflexionó acerca del Evangelio de Juan, propuesto por la liturgia del día, según el cual Cristo, a propósito de la mujer sorprendida en adulterio, dice a quien la acusa: “Quien de ustedes esté sin pecado, arroje contra ella la primera piedra”.

Vaticano. Huir del carrerismo eclesial que es una peste, no conformarse con conseguir un título, ser testigos de Jesús, a través de la sencillez y la austeridad de vida, y volverse discípulos a tiempo completo. Estos son algunos de los consejos que el papa Francisco dio este sábado en el Vaticano, a los integrantes del Colegio pontificio español ‘San José’ de Roma.

El papa Francisco ha retomado las visitas de los “viernes de la misericordia”, realizando hoy en Roma una visita al centro para ciegos ‘Sant’Alessio – Margherita di Savoia’.

Se hizo pública la Carta del Papa, con motivo de la cita de las familias católicas de todo el mundo, que como él mismo anunció en el precedente Encuentro Mundial de las Familias, Filadelfia 2015, tendrá lugar en la capital de la República de Irlanda del 21 al 26 de agosto de 2018, con el lema: «El Evangelio de la familia: alegría para el mundo».

Con su misiva - dirigida al Card. Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida - el Obispo de Roma desea ofrecer algunas indicaciones sobre el tema elegido para el encuentro de Dublín, con el anhelo de que las familias profundicen y compartan su reflexión sobre los contenidos de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris laetitia.

En su homilía esta mañana en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco pidió a los fieles preguntarse si han defraudado a Dios y si son esclavos de algunos ídolos que lo alejan de Él.

Las palabras del Santo Padre se centraron en esta ocasión en el “sueño y la desilusión de Dios” y, al comentar la lectura del Libro del Éxodo, recordó que el pueblo le “traiciona” y así Dios “comienza a sentirse defraudado”.

Página 14 de 18