VATICANO

El Papa Francisco rechazó la posibilidad de que en la Misa se sustituyan las lecturas del día por textos no bíblicos, y advirtió que se trata de una práctica prohibida porque “empobrece y compromete el diálogo entre Dios y su pueblo en la oración”.

El miércoles 24 de enero, memoria litúrgica de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas, fue publicado el mensaje del Papa Francisco con motivo de la 52° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que se celebrará el 13 de mayo de 2018, con el tema, «La verdad os hará libres» (Jn 8,32). Fake news y periodismo de paz”, en el que el Santo Padre exhorta a los comunicadores a retornar a la esencia de su profesión, y más aún, “misión” de “ser custodios de las noticias” ya que hace falta un periodismo que “no queme las noticias, sino que busque siempre la verdad y se ocupe de buscar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal”.

Antes del rezo del Ángelus dominical en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco explicó en qué se sustenta la autoridad y el poder de Jesús que dejaron asombrados a sus coetáneos.

En una nueva Misa en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco reflexionó sobre la transmisión de la fe y la importancia de las madres y las abuelas en la misma, algo que no será posible, dijo, sin renunciar a las habladurías.

La tarde del 25 de enero, el Papa Francisco presidió la celebración de las segundas vísperas en la solemnidad de la Conversión de San Pablo, en la Basílica romana de San Pablo Extramuros a partir de las 17:30, coincidiendo con la culminación de la 51° semana de oración por la unidad de los cristianos, que inició el día 18.

Es vital implementar “políticas públicas a favor de la familia”, expresó el Papa Francisco en un apremiante mensaje enviado al profesor alemán Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial, en ocasión de la apertura del encuentro anual que se celebra del 23 al 26 de enero en Davos (Suiza).

Conmovido por la calidez del pueblo y su capacidad para ayudar a los más desfavorecidos, el Papa Francisco habló con los periodistas en el avión tras su viaje apostólico a Chile y Perú, durante el vuelo de regreso a Roma, contestando las preguntas formuladas por los medios y explicando entre otros temas, sus propias convicciones sobre el asunto de Mons. Barros.

“Los peruanos, en este momento de la historia, no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”, ha señalado el Papa Francisco en la Misa de Trujillo. “No hay otra salida mejor que la del Evangelio: se llama Jesucristo”.

En su discurso el Pontífice asegura que esta tierra tiene los nombres y los rostros de sus habitantes y además lleva el bellísimo nombre de la Madre de Dios.

“Este sacramento significa mucho...”. Carlos y Paula tienen todavía las lágrimas en los ojos. Hasta hace pocos minutos han servido bocadillos y bebidas a los pasajeros del vuelo Santiago-Iquique. Son dos de los tripulantes de cabina.

Página 2 de 26