VATICANO

Lunes, 03 Julio 2017 00:38

Mensaje del Papa a la FAO: urge una cultura de la solidaridad para la real erradicación del hambre

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El Papa Francisco hizo llegar un Mensaje de estímulo y apoyo a los participantes en la 40 Conferencia General de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. El mensaje pontificio fue leído por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, que anunció que, invitado por el director general, Graziano da Silva, el Obispo de Roma visitará la sede de la FAO, el 16 de octubre, con motivo de la Jornada Mundial de la Alimentación, cuyo tema para 2017 es «Cambiar el futuro de la migración».

«La Santa Sede sigue con mucha atención la actividad internacional y quiere cooperar a orientarla para favorecer no un simple progreso u objetivos teóricos de desarrollo, sino una real erradicación del hambre y de la malnutrición», recuerda el Papa, en su mensaje, leído por el Card. Parolin, destacando la urgencia de impulsar una cultura de la solidaridad:

«Cuando un País no sea capaz de ofrecer respuestas adecuadas porque no lo permita su grado de desarrollo, sus condiciones de pobreza, los cambios climáticos o las situaciones de inseguridad, es necesario que la FAO y las demás Instituciones intergubernamentales puedan tener la capacidad de intervenir específicamente para emprender una adecuada acción solidaria. A partir de la conciencia de que los bienes que nos ha entregado Dios Creador son para todos, se requiere urgentemente que la solidaridad sea el criterio inspirador de cualquier forma de cooperación en las relaciones internacionales».

Con una mirada a la situación actual del mundo que «no nos ofrece imágenes consoladoras», el Papa señala que «no podemos permanecer únicamente preocupados o acaso solo resignados». Y alentando a «tomar consciencia de que el hambre y la malnutrición no son solamente fenómenos naturales o estructurales de determinadas áreas geográficas, sino que son el resultado de una más compleja condición de subdesarrollo, causada por la inercia de muchos o por el egoísmo de unos pocos», el Obispo de Roma señala que las guerras, el terrorismo, los desplazamientos forzados de personasque cada vez más impiden o, al menos, condicionan fuertemente incluso las actividades de cooperación, no son fruto de la fatalidad, sino más bien consecuencia de decisiones concretas. Se trata de un mecanismo complejo que fustiga ante todo a las categorías más vulnerables, excluidas no solo de los procesos productivos, sino también obligadas a menudo a dejar sus tierras en busca de refugio y esperanza de vida».

El Papa lamenta la disminución de «las ayudas a los Países pobres, que siguen mermando cada día, no obstante, los reiterados llamamientos ante las situaciones de crisis cada vez más destructoras que se manifiestan en diferentes áreas del planeta».

Y uniéndose con una «contribución simbólica al programa de la FAO para proveer de semillas a las familias rurales que viven en áreas donde se han juntado los efectos de los conflictos y de la sequía», el Sucesor de Pedro añade que «este gesto se suma al trabajo que la Iglesia viene realizando, según su vocación de estar de parte de los pobres de la tierra y acompañar el compromiso eficaz de todos en favor suyo».

El Papa renueva asimismo su apoyo y el compromiso de toda la Iglesia para el buen logro de «la Agenda para el Desarrollo 2030, cuando reitera el concepto de seguridad alimentaria como objetivo impostergable». (RV)

 

 

 

Modificado por última vez en Martes, 04 Julio 2017 13:15

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.