VATICANO

Viernes, 16 Junio 2017 09:40

Advertencia desde el muro de Berlín

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

EDITORIAL.

El golpe fue secreto, imprevisto, feroz: en la madrugada del 13 de agosto de 1961, soldados comunistas armados recorrieron Berlín bloqueando calles con barricadas, alambre de púa y columnas de cemento. Así nació hace 56 años el Muro de la vergüenza que dividiría una ciudad y el mundo durante casi tres décadas.

Toda la gente se llenó de perplejidad y  pánico al  despertarse con una pared frente a la puerta de su casa, separados de familiares, vecinos, lugares de trabajo.
“Fue el día más trágico en la historia de Berlín”, sostuvo recientemente el alcalde de la capital alemana, el socialdemócrata Klaus Wowereit.  “El Muro fue y sigue siendo símbolo de una política inhumana, dictatorial y salvaje”.
Los testimonios le dan la razón: “Estuve una hora mirando a los que lo construían, sin atreverme a hablarles”, recordó Stefan Heyde, hoy de 69 años y entonces símbolo involuntario de la historia, al quedar retratado de niño  mirando la  pared. “Tuve la sensación de que comenzábamos a vivir en una gran prisión”.
Para acelerar el trabajo y ahorrar parte del vallado se tapiaron rápidamente las ventanas de algunos edificios que miraban al Berlín occidental.  En la memoria de todos los alemanes quedaron grabadas las imágenes de cómo muchos vecinos se tiraban por las ventanas al vacío, en una alocada carrera contra soldados y albañiles, huyendo al oeste, hacia la Berlín libre, en busca de un porvenir más esperanzador.

Esta cruel división de la Ciudad inventada por los comunistas terminó en una compleja y mortífera maquinaria infranqueable, formada por un kilométrico bloque de hormigón de cuatro metros de altura y resguardado por 302 torres de vigilancia, 11 mil 500 soldados, una valla metálica, una cerca de púas, cientos de perros adiestrados y protecciones antitanque.

Los soldados tenían además orden de disparar contra todo el que tratara de fugarse. Al menos 136 personas perdieron la vida.  Desde la construcción del Muro hasta su caída que una multitud enardecida logró el 9 de noviembre de 1989, más de 100 mil personas intentaron huir.   Sólo 5 mil 075 lo lograron.  Los demás fueron encarcelados.

Las autoridades alemanas encabezadas por la canciller Angela Merkel, el alcalde y el presidente, realizaron un acto con cine al aire libre, lectura de las biografías de las víctimas del Muro y visitas guiadas a las ruinas del muro para adultos y para niños. Todo ello con un objetivo común: aprender del pasado para no repetir este horror y honrar a quienes perdieron la vida en su lucha por la libertad.  “Recordar a las víctimas y recordar a quiénes fueron responsables por los muertos del Muro”, explicó Wowereit.  “No puede haber espacio para la nostalgia ni para la comprensión.  Aquí iniciamos una batalla frontal contra el mal que causó toda esta tragedia”.

Precisamente la Canciller alemana estuvo hace pocos días en Sur América. Recordando la dolorosa experiencia de su juventud detrás del muro de la vergüenza la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró  que está “muy preocupada” por la situación de Venezuela y llamó al diálogo, aunque la solución “no es fácil”.   En una rueda de prensa conjunta con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, Merkel admitió que siente el deber de invitar a las partes al diálogo y tratar de influir para lograrlo.  Para los venezolanos, “la situación es realmente muy difícil y la solución no es fácil; estamos todos muy preocupados”.

También en Argentina la canciller alemana llamó a la región a no dejar de hacer esfuerzos para alcanzar una “solución pacífica” a la crisis que atraviesa Venezuela.  “Muchas personas están sufriendo por la desastrosa situación de desabastecimiento en un país con muchos recursos”, dijo en una conferencia ante jóvenes estudiantes y científicos, y lamentó las “decenas” de muertes registradas en las protestas de los dos últimos meses.

En el Muro de Berlín, desde 1961  hasta 1989, en 28 años,  136 personas  perdieron la vida intentando franquearlo, más de 100 resultaron heridas de bala y  5 mil 075  lograron cruzar a Occidente.

Angela Merkel, que conoció en carne propia la tragedia del muro nació en Hamburgo, 1954, política alemana, presidenta del partido alemán Unión Demócrata Cristiana desde 2000 y canciller de la República Federal de Alemania desde 2005. Es la primera mujer desde que nació el Estado alemán (1870), y también la primera persona originaria de la extinta República Democrática Alemana comunista, que ejerce hoy, la jefatura del Gobierno Alemán.  Hija de un pastor protestante, vivió desde que tenía pocos meses bajo los rigores del régimen comunista, antes de la caída del muro. Estudiante de física en la Universidad de Leipzig, en la que se doctoró en 1986.  Investigadora en la Academia de Ciencias de Alemania.  Es amiga personal del Papa Francisco a quien acaba de visitar nuevamente en estos días.  Quienes la conocen afirman que ante un compromiso político suele actuar como una científica, pragmática, “independiente de la ideología”, según sus palabras, que sopesa cuidadosamente los pros y los contras, pero que no vacila cuando hay que tomar la decisión.


Fuentes de inspiración: - Pablo Kummetz -  Facundo F. Barrio - El fin de la Guerra Fría | Fontevecchia  Muro de Berlín- El Universal Caracas.

 

Pbro. José Laureano Ballesteros Blanco

Modificado por última vez en Lunes, 26 Junio 2017 21:59

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.