El Consejo Universitario de la Universidad Católica del Táchira, ante los graves acontecimientos que se han sucedido tanto a nivel regional como nacional, hace del conocimiento de su comunidad universitaria y de la sociedad en general, lo siguiente:

1. Atendiendo la grave situación que hoy afecta la vida y la convivencia en nuestro país, los obispos miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, consideramos necesario y urgente hacer llegar nuestra palabra a todo el pueblo venezolano.

“Jesús se volvió, y al ver que lo seguían les preguntó:
- ¿Qué buscan? Ellos dijeron: - Maestro ¿Dónde vives?. Jesús les contesto: Vengan y lo verán” Jn 1, 38-39

Mensaje del Obispo de Los Teques

Ante la situación del país a los pastores y fieles y a todas las personas de buena voluntad 

1. Llenos de gozo por la celebración litúrgica de la Pascua, que tuvo inicio con la vigilia pascual del sábado santo y que se prolongará hasta la fiesta del Espíritu Santo en Pentecostés, los cristianos no nos cansamos de repetir que Jesucristo, muerto en la cruz para la redención de la humanidad, verdaderamente ha resucitado. Con la renovación de las promesas bautismales nos hemos comprometido a proclamar este misterio de salvación con la palabra y el testimonio “para que, así como Cristo fue despertado de entre los muertos por el poder del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva” (Rom 6, 4).

Comunicado:

La Paz esté con Ustedes (Jn 20,19.) Con el Saludo y fuerza de Cristo Resucitado, la Conferencia del Episcopado Mexicano reunida en su CIII Asamblea plenaria, se solidariza y se une en oración con los hermanos Obispos de la Conferencia del Episcopado Venezolano y su pueblo, ante la situación social y política inestable en su geografía nacional.

Con suma preocupación hemos visto los niveles de explosión social y confrontación política, que ha traído luto y heridos en la sociedad venezolana, en estos últimos días, a raíz de la difícil situación del país, que cada vez se hace más insostenible.

Mensaje al Presbiterio, al Pueblo de Dios

y a todas las personas de buena voluntad.

“La misericordia y la paz que nos vienen del resucitado estén con todos ustedes”

La alegría surgida de la Resurrección del Señor, que hemos celebrado el pasado domingo, se ha visto opacada por la violencia de estos días, con el saldo lamentable de heridos y de muertes. Entre éstas, la de una joven tachirense que fue asesinada. Deploramos y reprobamos este triste acontecimiento que enluta no sólo a una familia sino a toda la comunidad tachirense.

Los Obispos católicos de Colombia manifestamos la cercanía y solidaridad de la Iglesia colombiana con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, preocupados por la difícil situación que atraviesan. Al mismo tiempo expresamos que:

Ante los actos vandálicos en las instalaciones del Colegio La Salle de Mérida

El Cardenal Arzobispo de Mérida, en unión con el clero, religiosos,
AVEC Mérida, Departamento de Pastoral Educativa y laicado organizado, interpretando el sentir mayoritario de nuestra comunidad, expresamos nuestro profundo pesar y firme repudio por los hechos vandálicos ocurridos ayer en las instalaciones del Colegio La Salle y en la residencia de los Hermanos.

Parece del todo inexplicable que ante el despliegue desproporcionado de efectivos policiales y militares, supuestamente para mantener el orden, un grupo de motorizados, encapuchados, perfectamente entrenados y que actuaron con saña, sin la menor consideración por las vidas de personas y bienes de una institución tan querida por la población merideña, hayan podido actuar a sus anchas, sin que ninguna autoridad haya siquiera intentado impedir semejante atropello.

Miércoles, 19 Abril 2017 11:32

Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana

Escrito por

Los venezolanos exigimos el respeto a nuestros derechos civiles y a todos nuestros derechos.

1. En estos momentos de gran confrontación política, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana hace a todos los venezolanos un llamado a  rechazar  cualquier manifestación de violencia y a respetar los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos.