Martes, 26 Septiembre 2017 13:39

La neonatología: Una subespecialidad pediátrica en franca evolución

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La neonatología es una de las ramas de la medicina más importante y más significativa, y, no es para menos, esta subespecialidad pediátrica se dedica al cuidado y protección de los niños recién nacidos; ya sean bebes nacidos a término o nacidos antes de 37 semanas de edad gestacional.

 

Esta subespecialidad pediátrica no solo se encarga de enfermedades o condiciones de complicación en la salud, también cuida y supervisa sus signos vitales en las primeras horas de vida del bebé, tales como: el ritmo cardíaco, la respiración y el funcionamiento general de los órganos, entre otros. Son organismos tan pequeños que requieren de supervisión y control las 24 horas del día.

Según Yaneth Durán, médico pediatra, puericultor  y neonatóloga del Centro Clínico San Cristóbal: ”La neonatología en países como Estados Unidos, existe desde hace más de 30 años y, desde entonces, se sabe que el niño recién nacido no es tan solo un bebe pequeño, sino que presenta una fisiología diferente y  por tanto, requiere de cuidados a cargo de personas especializadas para su adecuado manejo”. 

Destacó que,  la mortalidad perinatal es alta y por ende, resulta crítica, de allí la importancia de actuar de manera segura e inmediata para reducirla en la etapa perinatal (antes y después del nacimiento).El conocimiento y la valoración de los antecedentes perinatales son base de la creación de la perinatología.

 Prevención de problemas a futuro                   

Para la especialista el tiempo desde el nacimiento hasta los primeros meses de vida es sumamente importante para el desarrollo adecuado de un niño, razón por la cual, requiere de personal médico y de enfermería experto, además, con espíritu de sacrificio profesional y gran intuición diagnóstica.

“Toda la actividad del personal médico y paramédico encargado de la atención del recién nacido, tanto de término como prematuro, debe estar orientado a la prevención de los problemas específicos para los que existe riesgo aumentado según su edad gestacional; así también el diagnóstico precoz y el manejo temprano de las complicaciones que van surgiendo”.

Los problemas que se observan -agregó- más frecuentemente en esta población de niños son: asfixia perinatal, cardiopatías congénitas, trastornos respiratorios graves, malformaciones, infecciones y trastornos metabólicos. “También se debe lidiar con situaciones de complejidad, por ejemplo, los bebes prematuros (que deben colocarse en las encubadoras) o en caso de bebes que sufren complicaciones severas y deben permanecer en cuidados especiales por mayor tiempo”.

Resaltó  que, en vista de la importancia de la atención neonatal, es necesario que las intervenciones para eliminar el riesgo, reparar el daño o atender las consecuencias que sufra el binomio madre-hijo en su etapa perinatal, se aborden de manera sinérgica y operen en forma simultánea, hecho que se refleja en el mejoramiento de los indicadores de morbilidad, mortalidad perinatal y calidad de vida.

Según dijo, la neonatología en una subespecialidad pediátrica en rápida evolución en los últimos años, ya que, gracias a la investigación, primordialmente enfocada a la fisiología durante la época neonatal, la creación de Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales, así como, la especialización del personal médico y paramédico y su gran vocación de servicio se ha impulsado un significativo avance de la medicina terapéutica neonatal.

Nerza Ortiz

 

 

Modificado por última vez en Martes, 26 Septiembre 2017 13:39

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.