Viernes, 08 Septiembre 2017 19:38

Francisco en Colombia: “esperanza que palpita en el corazón de todos”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por tercera vez un Sumo Pontífice visita Colombia “Nación bendecida de muchísimas maneras; segundo país del mundo en biodiversidad”; “Vengo siguiendo la huella de mis predecesores” luego de 49 años que viniera el beato Pablo VI y 31 años de San Juan Pablo II; Francisco llega como peregrino de esperanza y paz para dar el primer paso hacia una reconciliación nacional.

Al despegar de la Ciudad Eterna, el Sucesor de San Pedro, en una inusual intervención ante la prensa, pidió una plegaria por su viaje apostólico a Colombia, pero también hizo especial mención a que parte del tramo del vuelo sobrevolaría Venezuela, para quien pidió una oración por el diálogo y la Paz.

No en todas las visitas apostólicas se detiene el Santo Padre tantos días en el país que visita. El estilo peculiar de Francisco es ser concreto y puntual. En su videomensaje previo desde Roma, quiso resaltar dos palabras clave en su mensaje: esperanza y paz en un proceso de conflicto y reconciliación que lleva 60 años nada fáciles para Colombia.

A las 4:15 de la tarde, descendió el Papa Francisco del vuelo AZ4000, recibido por el Nuncio Apostólico Ettore Balestrero, el presidente de la República Juan Manuel Santos, y su consorte María Clemencia Rodriguez, que presentaron al Santo Padre un niño con una paloma blanca, hijo de la exsecuestrada Clara Rojas.

Juan Manuel Santos y su esposa explicaban al Santo Padre las danzas folclóricas que iniciaron una vez saludó a incontables adultos mayores y discapacitados de las fuerzas armadas que se dieron cita para dar una cálida bienvenida, pidiéndole bendecir el agua y sus objetos religiosos. Enseguida un nutrido grupo de niños le saludó y abrazó, incluso ofreciéndole un chocolate a lo que Papa Francisco quedó sorprendido por el gesto, como el de otra niña danzante que le entregó su ramo de flores rojas.

Al salir del aeropuerto, una multitud de policías nacionales le esperaban a las afueras para saludarle con pañuelos, fuertes vivas y lágrimas incontenibles, la mirada profunda del Santo Padre frente a estas muestras de afecto de los fieles es respondida en su discurso a las autoridades “quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso; este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la Paz”.

Las caras expectantes y emocionadas de los fieles que saludaban al Santo Padre durante el recorrido en papamóvil desde la base militar CATAM del aeropuerto internacional de El Dorado a la Nunciatura Apostólica por la interminable calle 26, muestran que Colombia es tierra de profunda Fe y arraigo por la Iglesia que fundó Jesús y que en 525 años de evangelización no han faltado los esfuerzos por vivir en profundidad la adhesión al Sucesor de San Pedro. Lo corrobora el mismo Santo Padre en su discurso ante el presidente “me mueve el deseo de compartir con mis hermanos colombianos el don de la Fe, que tan fuertemente, arraigó en estas tierras, y la esperanza que palpita en el Corazón de todos”.

José Ignacio Ramón

María Madre de la Iglesia

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.