Iglesia

Iglesia (160)

San Cristóbal.- Familiares, amigos, fieles y miembros del presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal elevaron sus oraciones por el eterno descanso de Monseñor Juan Heberto Ruiz Cortés, en la Misa exequial presidia por monseñor Mario Moronta en la parroquia Nuestra Señora de Coromoto, este martes en la tarde.

“Para nosotros los cristianos, la muerte no es un acontecimiento cualquiera. Tampoco es el fin de un camino. Sino la puerta de entrada a la plenitud de la vida. Esto nos ayuda a comprender como afrontar el sentido de la muerte, con el sentido de la pascua”, señaló el Obispo Moronta en la homilía.

San Cristóbal.- La Diócesis de San Cristóbal ha comunicado el fallecimiento de monseñor Juan Heberto Ruiz Cortés a la edad de 82 años, este lunes -20 de marzo- en horas de la tarde. El sacerdote desempeñó una ardua y loable labor pastoral de evangelización en el estado Táchira.

Los restos mortales de Monseñor Ruiz Cortés son velados en el templo de la parroquia Nuestra Señora de Coromoto, en la ciudad de San Cristóbal, donde prestó su servicio pastoral durante 16 años. Allí mismo, se efectuará la misa exequial este martes a primera hora de la tarde.

“La ideología del género es una corriente cultural, sociológica y política que sostiene que el sexo y la genitalidad –anatómica y fisiológicamente- no son importantes ni determinantes para el ser humano, para su identidad sexual, sino ‘el género’, es decir, la actitud o el rol, algo subjetivo que la persona y la sociedad –cultura dominante- asuma o le induzca al individuo”.

Táchira.- El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez, celebró la solemnidad de San José en las parroquias de San José en Colón y San José en el centro de San Cristóbal.

Imitar las virtudes de San José fue la exhortación del Obispo, quien en sus reflexiones recordó que el Santo patrono de la Iglesia “creyó, se arriesgó y supo hacer la voluntad de Dios, lo mismo tenemos que hacer cada uno de nosotros: arriesgarnos a creer”.

Lunes, 20 Marzo 2017 02:07

El fraile que no tuvo miedo

Escrito por

La Misión del Tukuko queda en el piedemonte de la Sierra de Perijá. Por sus solitarios caminos se llega a Colombia. Al frente de la misión está fray Nelson, de la orden de los capuchinos, quien usa las redes sociales para comunicar al mundo las noticias de esos lejanos parajes. Una noche, rodando de Machiques al Tukuko, fue protagonista de un irregular encuentro que no dudó en denunciar usando esos medios. Esta es la historia.

Aunque son las 9:40 de la noche y el camino es solitario, fray Nelson Sandoval no siente miedo. Acaba de dejar atrás una alcabala con unos 20 hombres armados. Hicieron señas para que se detuviera, apuntándole con fusiles y pistolas, pero él decidió continuar su camino.

Entonces comenzó la persecución.

COMUNICADO DEL CLERO DE LA DIÓCESIS DE SAN FELIPE

Con ocasión del octavo (8vo) hurto de la cual ha sido víctima su Excelencia Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de la Diócesis de San Felipe, el Clero Diocesano, Religiosos, Religiosas y el personal de la Curia Diocesana por medio de la presente manifestamos:

1. Nuestro apoyo, solidaridad y unidad a Mons. Víctor Hugo Basabe.

2. Exigimos a las autoridades competentes el resguardo de la integridad física de Mons. Basabe, la residencia episcopal, la Curia Diocesana y de los distintos Templos de la Diócesis de San Felipe.

3. Exhortamos a las familias a una mejor educación de los hijos, la promoción de los valores y el respeto por la dignidad de las personas.

Lamentamos profundamente la descomposición social, de la cual somos víctimas de una manera particular en el Estado Yaracuy.

Una Iglesia menos auto-referencial y más acogedora, el viaje a la isla de Lesbos en abril del 2016 para visitar a los refugiados, acompañado por el Patriarca ecuménico Bartolomé. Y la exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, con el lema “el tiempo es superior al espacio”, encarna todo el sentido de un pontificado que además de producir frutos, apunta sobre todo a sembrar para el futuro. Éstos y otros los temas tratados por el Director de La Civiltà Cattolica,  el padre jesuita Antonio Spadaro, el 13 de marzo, día en el que se celebró el cuarto aniversario del pontificado del Papa Francisco.

San Salvador.- El obispo auxiliar de la iglesia católica en El Salvador, Gregorio Rosa Chávez, anunció que viajarán junto a 10 obispos a Roma, para reunirse con el papa Francisco, en vísperas de la conmemoración del martirio del beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. La reunión durará tres horas y será el próximo lunes, en El Vaticano.

Durante la reunión, dijo que se abordarán dos temas: el proceso de canonización del beato Romero y la invitación al pontífice para que visite el país: “Papa lo queremos en El Salvador”, dijo Rosa Chávez, ayer.

Lima.- “¡Por Cristo, yo ayudo a los damnificados!”, con este lema los Obispos de la Conferencia Episcopal Peruana expresan en un comunicado, “su solidaridad y cercanía con todos los hermanos y hermanas que sufren a consecuencia de estos fenómenos naturales, tanto por la muerte de algún ser querido como por la pérdida de todo lo que tenían para vivir”.

Ante las imágenes que vemos en estos días, señalan los Prelados, de los duros embates de la naturaleza en diversas partes de este país, sobre todo en el norte y en el centro, la Conferencia Episcopal Peruana desea reconocer los esfuerzos de muchas personas de buena voluntad y del actual Gobierno para responder con solidaridad a esta emergencia nacional.

“Sin embargo -manifiestan los Obispos-, los esfuerzos deben ser grandes porque las calamidades son grandes. Por eso, hacemos un llamado a todos los peruanos y peruanas, para que colaboren con ayuda material que ha ser entregada en las zonas más golpeadas de nuestra Patria”.

Ante el hallazgo de las fosas comunes de la Penitenciaria General Venezolana (PGV)

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana consternada local y nacionalmente ante el hallazgo de osamentas en la Penitenciaria General de Venezuela PGV, se dirige en estos momentos a los familiares de las personas privadas de libertad que perecieron en dicho centro; a los organismos del estado, así como al pueblo venezolano.

1. Considerando, que este terrible descubrimiento, traduce la vulneración a derechos fundamentales como la vida, y la presunción de penas, torturas y tratos crueles e inhumanos y degradantes, que atentan contra la integridad física, psíquica y moral de cualquier ciudadano.

2. Considerando, que estas violaciones responden asimismo a actos delictivos previstos en nuestra legislación penal sustantiva y son perseguibles de oficio.