Lunes, 22 Mayo 2017 10:05

Solidaridad con Venezuela Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Razones históricas pero también de cercanía espiritual, nos unen con todo el pueblo Venezolano. Con ellos hemos compartido muchos momentos de encuentros y desencuentros que considero normales, como se dan en toda familia. Por fortuna casi siempre resueltos, por las vías del entendimiento, del diálogo y mutua comprensión.

Para nosotros, no cabe duda de la crisis y dificultades que está viviendo Venezuela. Sin querer hacer juicios de valor o de tipo político o de cualquier otra naturaleza, entendemos que requiere de toda nuestra solidaridad, expresada en días pasados desde la Presidencia de la Conferencia Episcopal, en el comunicado dado a conocer a la opinión pública, documento en el cual, además de expresarle a Venezuela nuestra cercanía, se confirma la convicción, desde el Evangelio, de la importancia de llamar a la reconciliación y a la paz, invocando el respeto a la dignidad de las personas y de los pueblos y a la práctica asidua de la fraternidad. Allí se manifiesta nuestra solidaridad también con obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos, animándolos a que, aún en las situaciones de dolor y privación, sigan anunciando el Evangelio y defendiendo valores humanos y cristianos. Todo ello acompañado por la oración por sus intenciones.

En la última reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, estuvimos igualmente haciendo un discernimiento con énfasis en los migrantes que del país hermano están llegando a nuestras ciudades y pueblos especialmente los fronterizos del oriente colombiano, acompañados también de sus familias, niños y ancianos y viendo las difíciles condiciones en que se debaten.

Manifestamos el propósito de tener una actitud de acogida, de respeto y caridad y de contribuir a su digna ubicación entre nosotros, mientras se van solucionando asuntos legales o de otra naturaleza para llevar una vida con normalidad. Lamentamos y reprochamos a quienes se quieran aprovechar de las condiciones vulnerables, para explotarlos en el trabajo y desconocer sus derechos inalienables que tiene toda persona. Por ello, consideramos la importancia de que la Pastoral Social o de Promoción Humana Integral, como la llama el Papa Francisco, especialmente en las diócesis fronterizas, desarrollen programas y acciones específicos para atender a la población inmigrante. 

Bien sabemos, y es bueno registrarlo con ocasión también de la visita del Santo Padre Francisco a Colombia, la preocupación del Sucesor de Pedro por los diversos grupos de población inmigrante en el mundo, tal como está ocurriendo actualmente en Europa y otros continentes, debido a conflictos y guerras y la necesidad de acogida y trato digno a estas personas y sus familias.

En nuestra Arquidiócesis de Bucaramanga, comunidades parroquiales e instituciones, estamos llamados a asumir este compromiso y compartir iniciativas tendientes a colaborar y a mitigar las dificultades de los migrantes. Un buen desafío también para la Delegación Arquidiocesana de Desarrollo Humano Integral. Con mi fraterno saludo.

+ Ismael Rueda Sierra

Arzobispo de Bucaramanga

Modificado por última vez en Miércoles, 24 Mayo 2017 00:18

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.