Lunes, 08 Enero 2018 13:33

Dios se complace en sus hijos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

I° lectura: Is 42,1-4.6-7; Salmo: 28,1a.2.3ac-4.3b.9b-10; I° lectura: Hch 10,34-38; Evangelio: Mc 1,7-11

La Navidad ha sido el centro de las celebraciones en este último período. Hoy se arriba a esta fiesta -el Bautismo del Señor- con la esperanza de conjugar no solo ideas sino aspectos concretos que traen consigo la salvación en el nacimiento de Jesús. Así como en la liturgia de los días anteriores se nos ha presentado la luz que guía nuestra vida hacia Jesús, igualmente hoy los signos del agua y del espíritu son de vital importancia en la misión del Hijo de Dios.

El canto del siervo de Yahvé nos muestra que Dios se complace en quien llama pues confía plenamente en él. Esto es garantía del anuncio de la Buena Nueva que así como se hizo en Belén, se hace sin distinción a todos y cada uno de nosotros, aceptándonos en el amor que viene solo de Dios. El anuncio de la salvación donde el centro es la palabra de Dios hecha carne se hace presente en Juan quien señala al Cordero de Dios y acepta bautizar a Jesús, aún manifestando que es indigno de tan alto honor. El evangelio de hoy muestra la unión de la Palabra de Dios a través de la historia y la manifestación plena de su complacencia ante la mirada del mundo.

LLAMADOS A COMPARTIR LA MISIÓN

En el episodio del Bautismo de Jesús encontramos la llamada a ser discípulos misioneros y testigos del Evangelio, ya que Dios mismo nos indica la complacencia hacia Jesús. El agua que purifica, el espíritu que guía y la voz de Dios presente a cada momento en la vida del hombre, son signos de la misión que debemos cumplir: anunciar la Palabra de Dios, sin temor y convencidos que Él se complace en la extensión de su reino y en la propagación del mensaje de salvación.

El Bautismo de Jesús nos muestra la siempre novedosa acción de Dios en el corazón del hombre, es la acción de quien ama y de quien encuentra en su hijo el gozo y la alegría de poder mostrar al mundo su complacencia. Este día es un momento para reflexionar sobre puntos esenciales de la propia vida: nuestra relación con Jesús, la cercanía con Dios, la alegría que nos produce sabernos sus hijos. Es un día para hacer presente nuestro bautismo y de este modo el amor de Dios en nosotros.

Compartamos esta misión y seamos portavoces del amor del Padre que se complace viendo a su hijo invitándonos a escucharlo y seguirlo. No perdamos esta oportunidad de ser testigos de lo que Dios nos da, siendo cercanos con aquellos que sufren, quienes han perdido la esperanza, quienes no encuentran solución a los diferentes problemas que están presentes cada vez más, quienes no escuchan a Dios aún sabiendo que Él se complace en aquellos que le siguen de palabra y obra.

MARÍA, FIEL DISCÍPULA DE DIOS

En María y con María podemos llegar a Jesús. Ella es fiel discípula de quien nos ama y testigo de esa complacencia en la que se nos muestra el camino para llegar a Dios. Sigamos su ejemplo y seamos misioneros propagadores del mensaje de vida que, en espíritu y verdad, todos estamos convocados a extender a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a fin de llegar a la justicia y a la paz que todos y cada uno de nosotros necesitamos y anhelamos. Así sea.

José Lucio León Duque

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 08 Enero 2018 13:33

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.