Lunes, 27 Noviembre 2017 19:55

Círculo de Reflexión Bíblica: Ciclo A - Solemnidad de Cristo Rey del Universo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones”

Comentarios a la Primera Lectura Ezequiel 34 (11-12), (15-17)

En los tiempos en que el pueblo israelita estaba acongojado por la calamidad que había caído sobre su nación (Había sido invadidos por una potencia extranjera, su ciudad santa y el templo había sido destruido, la clase dirigente y sacerdotal había sido obligada a dejar el país, y ahora ellos estaban siendo deportados a una tierra de paganos, en Babilonia), un profeta, Ezequiel quiere darle ánimos a su gente con un mensaje de esperanza y consuelo.

En el capítulo 34 leemos una crítica a los líderes que permitieron aquella debacle, pues en vez de preocuparse por el pueblo y servirlo de acuerdo a la voluntad de Dios, buscaron primero el provecho personal. Pero en ese mismo capítulo encontramos textos como el que se proclama este domingo, en el que el profeta anuncia la fidelidad de Dios, un amor que no sufre cambios y que se manifestará tarde o temprano. Para expresar mejor su idea recurre al lenguaje figurado del pastor y el rebaño. El Señor no se olvidará de sus ovejas y las volverá a reunir, sanará las que estén heridas y buscará a las que se hayan perdido.

 

Comentarios   Segunda Lectura 1 Corintios 15 (20-26), (28)

En el capítulo 15 de su primera carta a los cristianos de Corinto, el apóstol Pablo nos habla acerca de la resurrección. Este breve pasaje, que también se proclama el día de la Asunción, busca reafirmar nuestra fe en la muerte y resurrección de Jesucristo para que se fortalezca nuestra esperanza en la resurrección que nos ha sido prometida.

Pablo propone una imagen de la muerte como si se tratara de un enemigo que debe ser aniquilado. De esa manera se nos hace más fácil comprender la idea de que “la muerte ha sido vencida”.

 

 

Comentarios al Evangelio Mateo 25 (31-46)

Si alguna vez a un estudiante se le dijera antes de un examen final las preguntas del mismo, sería un tonto si no las estudia. Pero más tonto sería si además le dijeran las respuestas y no se prepara para ese examen. Algo parecido podríamos decir que ocurre con el texto de este pasaje del Evangelio según san Mateo. Este texto nos dice en un lenguaje muy claro, dicho por el mismo juez que dictará sentencia al final de nuestra vida en este mundo, qué es lo que él espera de nosotros. No se nos va a interrogar si íbamos a misa diariamente, o si rezábamos el rosario con frecuencia. Tampoco se nos preguntará si practicábamos alguna devoción en particular o si pertenecíamos a tal o cual grupo dentro de la Iglesia. Al final de nuestra vida terrenal, seremos juzgados en una sola materia: La Caridad.

 

                                                                                                                    Diácono José Moronta  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Modificado por última vez en Lunes, 27 Noviembre 2017 19:55

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.