Martes, 24 Octubre 2017 19:04

¿Qué damos a Dios? Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

I° lectura: Is 45, 1. 4-6; Salmo: 45; II° lectura: I Tes 1, 1-5b; Evangelio: 22, 15-21

Salir al encuentro del Señor, es signo de unión con aquel que viene a traernos paz y armonía a nuestros corazones. Él se da a conocer y se presenta como el camino a seguir, (I° lectura), ya que él es digno de nuestra alabanza y adoración (Salmo). Esto nos conduce a vivir con fe, fortaleza y convicción con quien nos ayuda y nos guía (II° lectura).  En este domingo podemos reflexionar sobre el rol del cristiano y cómo en su vida debe reinar, en nombre del Altísimo, la justicia y todo lo que ella comporta.


Ante todo: Dios

Se puede notar la presencia de la justicia en la liturgia de hoy. El Evangelio nos presenta el deseo de algunos por hacer daño a Jesús, queriendo comprometerlo ante todos y, como decimos en lenguaje popular, “hacerlo quedar mal” en todos los sentidos. Se le pregunta a Jesús, con una inicial ironía y sarcasmo, si es lícito pagar tributo al Cesar o no.

Esta pregunta es un modo que evidencia la no muy buena intención de algunas personas hacia Jesús. Hoy día, lamentablemente existen situaciones en las cuales desafiamos el amor de Dios y su infinita misericordia. Tildamos a Dios de injusto si nos pasa algo malo o tenemos algún problema, pensamos que, si no obtenemos lo que queremos, es porque Dios no quiere o no nos escucha. ¡Nada más lejos de eso porque Dios es justo y recto!. El problema existente es la falta de valentía, temores infundados e incoherencia constante.

Con esto no se pretende decir que todo pueda estar mal, sino que se puede mejorar lo que sea necesario. “Dar a Dios lo que es de Dios”, es entregar nuestra vida a quien nos regala cada día su amor y su paz; es encontrar en el prójimo el espacio para aplicar la justicia; es llevar a cada corazón, a cada hombre y mujer, el Evangelio de la vida y de la justicia; es reconocer en cada persona su dignidad, sus derechos, sus deberes; es luchar con dedicación por cultivar valores en las familias, en las comunidades, en toda la sociedad, en la Iglesia. Podemos decir que en la respuesta de Jesús encontramos la justicia que todos y cada uno de nosotros debemos practicar.

Muchas veces, por estar cumpliendo al “Cesar”, olvidamos nuestros deberes con Dios y lo que, como cristianos y discípulos de Jesús, estamos llamados a vivir: ser coherentes y justos. Seamos testigos del Evangelio, entendamos de una vez que es necesario amar a Dios por sobre todo; ante todo está Él y por Él y para Él, es que vivimos, nos movemos y existimos. Esto nos dará la fuerza en tomar la decisión de salir y evangelizar, con nuestro testimonio de vida y con el Evangelio de la Verdad.


Con la bendición de María Santísima

Dediquemos tiempo, junto al rezo del santo Rosario, a hacer obras de caridad y a reflexionar cada vez más sobre el verdadero sentido de la justicia en nuestra vida y con relación al prójimo. María Santísima nos guía, nos acompaña y nos bendice, acerquémonos cada vez más a ella, a la Iglesia, a los Sacramentos; seamos misioneros decididos a vivir el mensaje de Jesús y demos a Dios lo que es de Dios. Así sea.

José Lucio León Duque

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Modificado por última vez en Martes, 24 Octubre 2017 19:04
Más en esta categoría: « Saciados por Dios ¡Bien vestidos! »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.