Lunes, 09 Octubre 2017 00:04

El cristiano debería vivir en un diálogo constante con el Señor Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Oh, Dios que has instruido los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos a través del mismo Espíritu que gocemos siempre de su divino consuelo. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Primera Lectura   Isaías 5 (1-7)

Voy a cantar, en nombre de mi amado, una canción a su viña.

Comentarios  

El cántico de la viña es una bella composición poética del libro de Isaías que alaba el amor y la dedicación de un propietario por su finca. El texto, según vemos, comienza en un tono cariñoso y explica que el dueño de la viña, movido por un gran amor, le dedicó todos sus esfuerzos, pero su esperanza se vio defraudada porque en lugar de buenas uvas produjo uvas agrias.

Entonces nos damos cuenta de que este poema es en realidad una especie de parábola, que se refiere a las relaciones entre Dios y su pueblo. El profeta maneja el texto de un modo tal que su audiencia queda en evidencia, al aceptar que la viña merece ser abandonada. La viña representa al pueblo de Israel: El Señor la ha amado y cuidado, pero no ha podido recoger los frutos esperados. El texto original en hebreo expresa esta decepción haciendo un juego de palabras: Dios esperaba mishpat (derecho) y encuentra mispá (violencia), y también esperaba sedaqá (justicia) y encuentra seaqá (lamentos).

Reflexión 

¿Crees que Dios le dio varias oportunidades a la viña para que produjera buenos frutos?

Segunda Lectura Filipenses 4 (6-9)

Hermanos: No se inquieten por nada; más bien presenten en toda ocasión sus peticiones a Dios en la oración y la súplica, llenos de gratitud.

Comentarios  

La carta a los cristianos de Filipos es la que mejor muestra un carácter íntimo, cariñoso, del apóstol Pablo. Casi al final de la misma hay una serie de recomendaciones relacionadas con las actitudes que deberían ser propias de los cristianos. Encontramos la invitación a vivir sin angustias, llenos de una paz que sólo es posible ser conocida por quienes tienen una relación estrecha con Dios. Por eso la atención se centra enseguida en el tema de la oración: el cristiano debería vivir en un diálogo constante, confiado con el Señor, sabiendo que está en sus manos, llenas de amor y providencia. La oración adopta modos diferentes, como la petición, la acción de gracias.

Además de la oración, los cristianos deberían practicar otras virtudes, mencionadas por Pablo. El texto concluye con una invitación que encontramos en otros de los escritos del apóstol: a imitarlo. Pero no hay que entender esta invitación a una exaltación de su persona, para provocar un culto a su personalidad, que a veces encontramos en algunos que pretenden erigirse en líderes de la comunidad. Se trata de una imitación del modo de vida auténticamente cristiano que nació en Pablo después de su conversión profunda y radical, que lo llevó a entregar su vida a la construcción de la Iglesia, por lo que llegó a ser llamado (con toda justicia) “apóstol” aunque no estuvo alrededor de Jesucristo entre los doce escogidos por el Señor

Reflexión 

¿Cuantos tipos de oración existen?

Evangelio   Mateo 21 (33-43)

«¿No han leído nunca en la Escritura: “La Piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. ¿Esto es obra del Señor y es un prodigio admirable?”

Por esta razón les digo a ustedes que les será quitado el Reino de Dios y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos».

Comentarios  

La parábola de los labradores homicidas la encontramos en los tres evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) ambientada en los corredores del templo, en Jerusalén, justo antes del relato de la Pasión de Jesús. En ese lugar ocurren varias discusiones con las autoridades y personas apegadas al cumplimiento fundamentalista de la Ley. Por eso la dureza del contenido de esta parábola, que es una inmediata continuación del texto que se proclamó el domingo pasado.

El canto de la viña, del profeta Isaías ha sido escogido para acompañar este pasaje evangélico por su paralelismo, tanto en la forma como en el contenido. En ambos casos la viña es imagen del pueblo de Israel, y la parábola es como una especie de resumen de las relaciones de la historia de las relaciones entre Dios e Israel. No resulta difícil identificar a los criados con los profetas que Dios fue enviando. Y aún más distinguida es la semejanza entre el hijo con Jesús mismo, quien muere “fuera de la viña”, anticipando que Jesús sería ajusticiado fuera de las murallas de Jerusalén.

Aunque destaca la semejanza de los judíos contemporáneos de Jesús, que no supieron escuchar el mensaje, como había ocurrido con los líderes de los siglos anteriores que rechazaron el mensaje transmitido por los voceros de Dios (los profetas), es saludable recordar que esta actitud es propia de las autoridades judías y de algunos de sus seguidores, y no de la totalidad del pueblo israelita, pues debemos recordar que los primeros cristianos surgieron de entre los judíos, y que las primeras conversiones se produjeron en ese pueblo. Estos primeros cristianos debieron construir la Iglesia hombro con hombro con los gentiles (no judíos) para dar cumplimiento a la predicción de Jesús “se le dará a un pueblo que produzca sus frutos”.

Reflexión 

¿Cuáles crees que sean los frutos que el Señor espera recoger de la Iglesia?

Oración Final

Te damos gracias por los dones que has derramado sobre nosotros. Te damos gracias por el amor manifestado en el compañerismo y entendimiento, de respeto mutuo e ideas compartidas. Por tu santo poder que nos ayudará en las preocupaciones que compartimos. Por estos y todos los dones, te damos gracias.

Diácono José Moronta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Modificado por última vez en Lunes, 09 Octubre 2017 00:04

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.