Domingo, 24 Septiembre 2017 21:24

La justicia, camino de la verdad Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Seguir el camino de la verdad, es seguir la vida en Jesús: es ser sus discípulos, es colocar en práctica el infinito amor misericordioso de Dios en medio de su pueblo, es vivir la justicia. La liturgia de la Palabra en este domingo, nos muestra de manera clara y transparente los planes de Dios para con todos nosotros.

En la primera lectura, el Señor nos invita a ser fieles, a reconocer que muchas veces no pensamos en nombre de Dios, no seguimos sus caminos y, por tanto, nos alejamos del mensaje de la verdad. Es por ello que se hace necesario dejar las malas acciones y buscar a Dios, el justo, el misericordioso y el bondadoso tal como nos lo dice el Salmo.

En la segunda lectura el itinerario se hace más claro y preciso para el cristiano: debemos configurarnos con Cristo y ojalá pudiésemos decir como San Pablo “para mí, la muerte es una ganancia”, eso nos lleva a ser verdaderos dispensadores de la Palabra del Evangelio.


Dios, el justo, nos llama


El Evangelio de hoy, es clave para dar una lectura precisa de lo que Dios desea de nosotros.
 Ante todo nos llama, nos busca y nos ofrece trabajar para Él, para su viña. Luego nos ofrece una recompensa, igual y justa para todos. Él paga a los trabajadores un salario justo y equilibrado, ya que así fue lo acordado con cada uno de quienes fueron buscados y encontrados para trabajar. Al final de la jornada, cada quien recibe una paga y ante la mirada atónita y sorpresiva de los primeros contratados, el patrón habla con autoridad: "Amigo, no te hago ninguna injusticia… ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?".

El cristiano de hoy, muchas veces no se conforma con lo que Dios da, ya que falta la fe y la confianza en la Palabra del señor dejando apagar esa luz y no cultivándola como se debe. Con esto no se pretende minimizar la actitud del hombre sino se desea despertar y estimular el deseo de amar a Dios y confiar más en Él. Jesús nos busca, nos llama, quiere hacernos sus discípulos y para ello debemos trabajar con él, junto a él.

"Jesús salió al encuentro de personas en situaciones muy diversas: hombre y mujeres, pobres y ricos, judíos y extranjeros…, invitándolos a todos sus seguimientos. Hoy sigue invitando a encontrar en él el amor del Padre. Por esto mismo el discípulo misionero ha de ser un hombre o una mujer que hace visible el amor misericordioso del Padre, especialmente a los pobres y pecadores." (Documento de Aparecida, n° 147).

Estamos llamados a ser justos, a participar del amor de Dios presente en el mundo, a ser tolerantes, aceptar el prójimo, buscar la paz y practicar la justicia; estos elementos no pueden perderse en el ocaso de la historia, sino deben florecer en el corazón de aquellos que siguen el Evangelio de la verdad.


María, Madre del Dios justo

En el Magníficat, la Santísima Virgen María, proclama la grandeza de Dios presente en la humildad de su corazón y en la vida de tantas personas que practican la sencillez y la entrega total a Dios. Sigamos su ejemplo y seamos fieles colaboradores y discípulos de Jesús, quien nos busca y nos llama a vivir la justicia en medio del pueblo. Así sea.

José Lucio León Duque

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 24 Septiembre 2017 21:24

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.