Sábado, 19 Agosto 2017 08:31

Círculo de Reflexión Bíblica. XX domingo Ordinario. Ciclo A Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

¿Crees que sólo se pueden salvar los cristianos?

Oh, Dios que has instruido los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos a través del mismo Espíritu que gocemos siempre de su divino consuelo. Amén.

Primera Lectura   Isaías 56 1 (6-7)

Esto dice el Señor: “Velen por los derechos de los demás, practiquen la justicia, porque mi salvación está a punto de llegar y mi justicia a punto de manifestarse”…

Comentarios  

Con el capítulo 56 comienza la tercera parte del libro de Isaías, escrita unos cinco siglos antes de Cristo, en la época en que los israelitas regresaban de su exilio en Babilonia y se esforzaban para reconstruir su organización política y religiosa. El concepto de “pueblo elegido” ha adquirido para ellos una dimensión diferente, ya no es interpretado como un mecanismo de Dios para excluir a otros pueblos, sino como una misión: la de hacer conocer la revelación de Dios al mundo entero.

Los extranjeros son invitados a formar parte de la comunidad del pueblo de Dios y, son admitidos al culto en el templo de Jerusalén, llegándolo a llamar “casa de oración para todos los pueblos”, tal como concluye esta primera lectura. La experiencia de Babilonia los regresa más maduros, más abiertos a compartir la revelación, pues ahora saben que la experiencia de sus patriarcas es compartida por: 1) los israelitas que regresan de Babilonia, 2) los paganos de Babilonia en medio de quienes vivieron y demostraron su fe, 3) los paganos que ocuparon sus tierras durante el exilio, 4) los pocos israelitas que se pudieron quedar en la tierra y 5) aquellos que decidieron no regresar a la tierra de sus antepasados y se quedaron en Babilonia.

Segunda Lectura Romanos 11 (13-15),(29-32)

…Dios ha permitido que todos cayéramos en la rebeldía, para manifestarnos a todos su misericordia.

Comentarios  

Usualmente la segunda lectura nos revela una enseñanza aparte de la del Evangelio (la cual a su vez se apoya en la primera lectura). Este domingo, el mensaje parece sumarse al de las otras dos lecturas, ya que Pablo, aunque continúa el tema que reflexionábamos la semana pasada acerca de la actitud de los israelitas frente a la revelación del Hijo de Dios, en el pasaje escogido para esta semana se dirige además a los cristianos de origen pagano.

Pablo se presenta como apóstol de los gentiles, porque ya que sus hermanos no quisieron acoger el mensaje, consideró necesario ir a tierras extranjeras a divulgar el mensaje de Cristo. Pero no por ello se desentiende de sus raíces judías, ni tampoco cesa en sus intentos para que éstos reconozcan que el esperado Mesías ya estuvo en medio de ellos. Y quiere hacerlo provocando sus celos, pensando que cuando sus hermanos se percaten de que los paganos están recibiendo la salvación de Dios, primeramente, destinada a ellos, entonces reaccionen.

Por una especie de contraste sorprendente, Pablo expone que los paganos anteriormente eran considerados pecadores y enemigos de Dios mientras los israelitas eran su pueblo. Ahora, en cambio, los judíos se han vuelto desobedientes mientras que los paganos se han acogido a la misericordia del Señor. Por eso, dice, hay esperanzas ya que si los que antes estaban alejados del Señor vinieron a ser parte de su rebaño, con mucha más facilidad, los israelitas, que no son ajenos a la revelación de Dios, se irán dando cuenta de su error y se sumarán a los gentiles convertidos a Cristo.

Reflexión 

Si alguien del grupo tiene un ejemplar de la Biblia Latinoamericana, léase el comentario al pie de página correspondiente al texto de la carta a los Romanos. Discutir en grupo.

Leer Deuteronomio 4 (1-9) y su respectivo comentario al pie de página de una Biblia Latinoamericana. Discutir.

¿Crees que sólo se pueden salvar los cristianos?

Leer Mateo 7 (21) y reflexionar las respuestas dadas a la pregunta anterior.

Leer Ezequiel 18 (21-32) y comparar/reflexionar sobre lo que dice Pablo: “... porque la elección de Dios y sus dones son cosas que él no puede anular...”

Evangelio  Mateo 15 (21-28)

…«Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas». Y en aquel mismo instante quedó curada su hija

Comentarios  

Leemos otro milagro de Jesús que no se queda en lo anecdótico, y que sirve de instrumento para proponer simbolismos y sentido. Aunque el poder extraordinario de Cristo queda otra vez documentado, lo que llama la atención esta vez es la participación de una mujer pagana. Jesús intenta hacerle entender a esta mujer cananea que su misión está orientada a los de su mismo pueblo, los israelitas, pero movido por la pasión y fuerza de los sentimientos de la mujer, accede a su petición.

La teología bíblica del pueblo de Dios, presente sobre todo en los profetas, define que el primer destinatario de la revelación es Israel. Jesús no hace sino practicar esta teología, aunque intuye que su misión va a romper ese esquema en algún momento, ya que la salvación que él trae es para la humanidad entera.

Se recomienda leer también la versión de Marcos 7:24.

Reflexión 

Dios quiere salvar a todos, pero no los lleva por el mismo camino. Algunos creen y conocen a Dios mientras otros aún no lo conocen ¿De qué se puede valer Dios para hacerse conocer por estos últimos?

Compartir en el grupo la manera en que conociste a Dios.

Leer Mateo 8 (5-13) y comparar con este pasaje. ¿Qué tienen en común estos dos milagros? ¿Piden estas dos personas algo para sí mismas?

Hay un pasaje que algunos protestantes muestran mucho, que es Juan 3(16), pero que resulta incompleto sin los dos versículos que le siguen. Leer Juan 3 (16-18) y discutir.

¿Qué diferencia hay en creer en Jesucristo y creerle a Jesucristo?

Leer Juan 3 (19-21) ¿Quiénes son los que viven de acuerdo con la verdad? Dar ejemplos de personas ¿cristianas y no cristianas qué cumplen con esto?

Oración final

Te damos gracias por los dones que has derramado sobre nosotros. Te damos gracias por el amor manifestado en el compañerismo y entendimiento, de respeto mutuo e ideas compartidas. Por tu santo poder que nos ayudará en las preocupaciones que compartimos. Por estos y todos los dones, te damos gracias.

Diácono José Moronta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 20 Agosto 2017 15:20

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.