Diario Católico

Diario Católico

1. Atendiendo la grave situación que hoy afecta la vida y la convivencia en nuestro país, los obispos miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, consideramos necesario y urgente hacer llegar nuestra palabra a todo el pueblo venezolano.

2. Luego de las desacertadas decisiones 156 y 157 del Tribunal Supremo de Justicia que han dado origen a las últimas manifestaciones de la población, la reciente iniciativa del Presidente de la República de convocar una Asamblea Constituyente, ha sido percibida por la inmensa mayoría de la población, como una iniciativa divorciada de las urgentes necesidades del país y como un paso más en el socavamiento del Estado Social de Derecho previsto en la actual Constitución.

3. Actualmente lo que más necesita el pueblo venezolano es comida, medicamentos, libertad, seguridad personal y jurídica, y paz. Todo ello se conseguiría, si el Gobierno actuara apegado a lo previsto en el texto constitucional vigente y con mayor sensibilidad ante tantas carencias. Los temas presentados por el Presidente de la República para apoyar su propuesta, no apuntan a resolver los graves problemas que aquejan a los venezolanos sino a prolongar la permanencia de su Gobierno en el poder.

4. La propuesta Presidencial de una Asamblea Constituyente sectorizada para la reforma de la Constitución es innecesaria y resulta peligrosa para la democracia venezolana, para el desarrollo humano integral y para la paz social, pues el objetivo fundamental de dicha Asamblea es “constitucionalizar” el “Estado Comunal”. Esto equivale a reeditar la reforma constitucional de 2007, planteada también por el Poder Ejecutivo, que fue rechazada por el pueblo en el Referendo Consultivo de ese mismo año., En definitiva, esta propuesta es querer imponer el “Plan de la Patria”, traducción operativa del “Socialismo del siglo XXI”, sistema totalitario, militarista, policial, violento y represor, que ha originado los males que hoy padece nuestro país.

5. La convocatoria a una Asamblea manejada en sus bases y en la elección de sus miembros por el Gobierno, la hace parcial, monocolor y excluyente. Es un nuevo intento en el afán de sustituir a la actual Asamblea Nacional, elegida por una mayoría abrumadora representativa de la soberanía popular. Pero, además, esta iniciativa presidencial es engañosa, al dejar en la penumbra muchos aspectos de su diseño y aplicación, y daría amplio margen a interpretaciones ambiguas de su reglamentación.

6. No podemos olvidar ni poner de lado la tristeza y el sufrimiento que este régimen está provocando a nuestro pueblo. Además, en el último mes ha hecho alarde de su naturaleza represiva mediante la sofocación de la legítima protesta con excesiva e inhumana violencia, generada por los organismos de seguridad del Estado, particularmente de la Guardia Nacional Bolivariana, y los grupos armados llamados “colectivos” que actúan bajo la mirada protectora de las autoridades. Se agrava la situación, al actuar no sólo en contra de quienes, apoyándose en sus derechos civiles levantan su voz de descontento y reclamo en la calle, sino también en contra de grupos familiares que en sus propias residencias han sido blanco de lo que parece ya violencia institucionalizada. Hacemos nuestro el dolor del pueblo venezolano y decimos: ¡Ya basta de tanta represión!

7. Ante toda esta lamentable situación, rechazamos la convocatoria a esa Asamblea Constituyente, y exhortamos a la población en general a no resignarse, a levantar su voz de protesta, pero sin caer en el juego de quienes generando violencia quieren conducir al país a escenarios de mayor confrontación con el fin de agravar la situación y mantenerse en el poder.

8. Este es un momento en el cual necesariamente debemos fijar nuestra mirada en el Dios de la Vida y de la Paz. Invitamos a todas nuestras parroquias y comunidades a organizar una Jornada de Oración por la Paz de Venezuela, el próximo domingo 21 de mayo, por el cese de la violencia, la represión oficial y por la búsqueda de caminos para el entendimiento y la reconciliación que tanto necesitamos. Es necesario acrecentar la escucha de la Palabra de Dios y la oración en cada hogar, en cada institución y en cada comunidad cristiana.

9. Acogemos con vivo agradecimiento las palabras del Santo Padre Francisco: “No dejan de llegar noticias dramáticas sobre la situación en Venezuela y el agravarse de los enfrentamientos, con numerosos muertos, heridos y detenidos. Mientras me uno al dolor de los familiares de las víctimas, para quienes aseguro oraciones de sufragio, dirijo un apremiante llamamiento al Gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite cualquier ulterior forma de violencia, sean respetados los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está agotando a la población. Encomendamos a la Santísima Virgen María la intención de la paz, de la reconciliación y de la democracia en ese querido país”.

10. Jesús resucitado y María de Coromoto nos bendigan y acompañen en nuestro caminar histórico hacia la reconstrucción del país por los caminos de la paz y de la no violencia”. Caracas, 5 de mayo de 2017.

Caracas, 5 de mayo de 2017

+Diego Rafael Padrón S

Arzobispo de Cumaná

Presidente de la CEV.

+José Luis Azuaje Ayala

Obispo de Barinas

1° Vicepresidente de la CEV

+Mario Moronta Rodríguez

Obispo de San Cristóba

2° Vicepresidente de la CEV

+Víctor Hugo Basabe

Obispo de San Felipe

Secretario General de la CEV

+Jorge Cardenal Urosa Savino

Arzobispo de Caracas

Presidente Honorario de la CEV

+Baltazar Cardenal Porras C.

Arzobispo de Mérida

Presidente Honorario de la CEV

Los Obispos de Cuba, en visita ad limina en Roma, fueron recibidos por el Papa Francisco en el Palacio Apostólico de la Santa Sede este jueves 4 de mayo.

El papa Francisco recibirá el próximo 24 de mayo en el Vaticano al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Lo informó hoy por la tarde en un comunicado, la Oficina de prensa de la Santa Sede.

“Jesús se volvió, y al ver que lo seguían les preguntó:
- ¿Qué buscan? Ellos dijeron: - Maestro ¿Dónde vives?. Jesús les contesto: Vengan y lo verán” Jn 1, 38-39

Un fiel laico: don Lucio León y, un sacerdote diocesano: Mons. Martin Martínez, nuevos Siervos de Dios. También el Vaticano aprobó elevar el templo de San Antonio del Táchira a “Basílica menor”

El papa Francisco realizó este miércoles la audiencia general en la plaza de San Pedro, donde entró en el jeep abierto, saludando a los fieles y peregrinos que le esperaban con cantos, coros y agitando banderas y pañuelos. Después de haber dedicado un tiempo a estos saludos, bendiciendo a niños y ancianos, inició su catequesis.

Como es habitual después de los viajes apostólicos, centró sus palabras explicando el reciente viaje de dos días a Egipto realizado la semana pasada, el 28 y 29 de abril

“Deseo hablarles hoy sobre mi reciente Viaje apostólico en Egipto. El lema del viaje era: «El Papa de la paz en un Egipto de paz»”, explicó Francisco en el resumen que hizo en idioma español. Recordó que “el primer día tuve varios encuentros encaminados a fomentar el diálogo entre cristianos y musulmanes, y a promover la paz. Egipto es tierra de civilización y de cultura, y esto nos enseña que la paz se construye mediante una educación integral que comprende la dimensión religiosa y la relación con Dios”.

“Viví además –prosiguió el sucesor de Pedro– un signo de comunión con el querido hermano Papa Tawadros II, Patriarca de los Coptos ortodoxos. Renovamos nuestro compromiso de caminar juntos y firmamos una Declaración conjunta, en la que nos comprometemos a no repetir el Bautismo administrado en nuestras respectivas Iglesias. Acompañados también por el Patriarca de Constantinopla, rezamos por los mártires de los recientes atentados; su sangre fecunda el diálogo ecuménico y a toda la Iglesia”.

Recordó también que “el segundo día estuvo dedicado a los fieles católicos. Los animé a que reavivaran en ellos la experiencia de los discípulos de Emaús. Después me reuní con sacerdotes, religiosos y religiosas y seminaristas. En ellos he visto la belleza de la Iglesia en Egipto y recé con ellos por todos los cristianos de Oriente Medio”.

El Papa concluyó sus palabras saludando “a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica”. Y añadió: “Que la Sagrada Familia de Nazaret, que emigró a la tierra del Nilo para huir de la violencia de Herodes, bendiga y proteja al pueblo de Egipto; y a todos ustedes les conceda paz y bien en sus vidas”. (Zenit)

La Iglesia católica de Bolivia expresó este martes su solidaridad con el pueblo venezolano por la "violencia fratricida", la "pobreza abrumadora" y la "pérdida de la vigencia de los derechos humanos" en ese país.

Con el objeto de favorecer el trabajo evangelizador de manera coordinada y de ofrecer iniciativas en bien del papel protagónico de la Iglesia en el momento actual, se efectuó la Reunión Provincial de Obispos, en las instalaciones de la Curia del Arzobispado de Calabozo el pasado jueves 27 de abril.

La Reunión contó con la participación del Excmo. Mons. Manuel Díaz - Arzobispo de Calabozo, Excmo. Mons. Ramón aponte - Obispo de Valle de la Pascua y del Excmo. Mons. Alfredo Torres - Obispo de San Fernando de Apure, quien dio a conocer los detalles del encuentro, definiéndolo como “motivador y muy productivo”.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay se adhirieron a la petición del papa Francisco de evitar que haya más violencia en Venezuela y buscar "soluciones negociadas", así como respeto de los derechos humanos en un país en "grave crisis humanitaria".

"Como lo ha señalado el Sumo Pontífice, es imprescindible contar con 'condiciones muy claras' para una salida negociada a la crisis política, económica y humanitaria en dicho país hermano", recoge un comunicado conjunto facilitado por la Cancillería de Colombia.

El Arzobispado de Caracas deploró la “reacción injusta y desconsiderada” de algunas personas a los dichos del Papa Francisco sobre Venezuela el pasado sábado 29 de abril en la rueda de prensa, que concedió al volver a Roma procedente de Egipto.

En un comunicado publicado el 1 de mayo, se señala que el Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y los cuatro obispos auxiliares de esa jurisdicción, deploraron las reacciones contra el Papa por sus “declaraciones espontáneas, luego de un viaje agotador”, que fueron “emitidas en un ambiente informal, que antes de ser condenadas, deben analizarse cuidadosamente. Y leerse en un contexto más amplio”.