Diario Católico

Diario Católico

El Arzobispo de Caracas (Venezuela), Cardenal Jorge Urosa Savino, señaló que los obispos siempre han tenido “una actitud respetuosa ante el gobierno”, sin embargo, este “no acepta críticas de ningún tipo” y por ello ataca a quienes señalan el deterioro económico, político y social en que se encuentra el país.

El Secretario General de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF), Mons. Olivier Ribadeau Dumas, pidió oraciones por los policías franceses, víctimas de un nuevo ataque del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) en París y que dejó un efectivo muerto.

Este domingo 23 de abril, Primer domingo de Pascua se estima participen más de 180 mil personas en la tradicional Caminata de la Misericordia, desde la Iglesia La Consolación por toda la Av. 5 de Julio hasta llegar a los Terrenos de la Ciudad Universitaria (LUZ) entrando por la Escuela de Petróleo.

Viernes, 21 Abril 2017 22:11

Los efectos de la Resurrección

Nos enseña Pablo que si Cristo no hubiera resucitado vana sería nuestra fe. No tendría razón todo lo que creemos y vivimos. Pero, a la vez, la Resurrección no puede considerarse como un episodio importante en el pasado. La Resurrección permite que todos nosotros podamos entender la vitalidad del Evangelio y de la acción de Jesús: porque Él está vivo y nos invita a caminar en la novedad de vida. La primera y gran consecuencia de la Resurrección tiene que ver con nosotros mismos: “porque al resucitar a Jesucristo de entre los muertos, Dios nos concedió renacer a la esperanza de una vida nueva”. Así nos lo enseña la Primera  Carta de Pedro.

Tenemos una vida nueva: es decir somos ciudadanos del cielo y, por tanto, partícipes ya desde ahora en la salvación definitiva hacia la cual peregrinamos. Es lo que le da una fuerza especial a nuestra fe: se corre el riesgo de aceptar la acción salvífica y la presencia de Cristo en medio de nosotros, sin tener que dudar como sucedió con Tomás, el Apóstol.

Nosotros podemos manifestar nuestra alegría y felicidad al creer en el resucitado y ser sus testigos a tantos siglos de distancia de dicho acontecimiento.

Sin embargo, los efectos de la Resurrección no se quedan allí en una especie de goce particular y ajeno a los demás. El libro de los Hechos de los Apóstoles nos presentan las consecuencias de vivir la Resurrección. En primer lugar con una actitud muy especial: la perseverancia. La fe y la Resurrección no se viven a raticos, sino de manera permanente. Sobre todo por su apertura hacia la eternidad. Esa perseverancia es en aquello que más distingue a los discípulos de Jesús, como lo es la comunión con los Apóstoles y con todos los hermanos. Esa comunión se realiza en la fidelidad a la enseñanza de los Apóstoles (la Palabra de Dios), en la escucha atenta y continua de esa Palabra y en la celebración de la Fracción del Pan, en la oración y en la fraternidad. Esta última, a la vez, nos impulsa a vivir unidos, teniendo todo en común y haciendo realidad la solidaridad, de modo que ninguno de los hermanos pueda pasar necesidad.

Vivimos el tiempo de la Pascua. Esta no se reduce a solo unos días hasta el día de Pentecostés. Caminamos en la novedad de vida y eso supone dejarnos llenar de la acción salvífica de la Pascua. De allí que, en el ejercicio de la caridad fraterna y de la perseverancia en el amor y comunión que vienen de Dios, seamos testigos del Resucitado. Eso se realiza en nuestros ambientes, familias, comunidades e instituciones. En un mundo donde todavía abundan las oscuridades, es urgente poder realizar el testimonio de la luz del Resucitado. Somos los cristianos responsables de hacer sentir las consecuencias de la Resurrección en medio de ese mundo donde estamos llamados a manifestarnos como discípulos misioneros de Jesús.

Ese testimonio debemos darlo con sencillez, decisión y alegría: así, como sucedía con los primeros discípulos, el Señor aumentará el número de los que quieren salvarse.

+Mario Moronta R., Obispo de San Cristóbal.

Los Obispos católicos de Colombia manifestamos la cercanía y solidaridad de la Iglesia colombiana con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, preocupados por la difícil situación que atraviesan. Al mismo tiempo expresamos que:

1. La Iglesia Católica, fiel al Evangelio de Nuestro Señor, no dejará de llamar a la reconciliación y a la paz, así como brotan de los labios del mismo Cristo: “Les dejo la paz, mi paz les doy, no la doy como la da el mundo” (Jn 14,27). Recordamos que “la paz no puede alcanzarse en la tierra, sin la salvaguardia de los bienes de las personas, la libre comunicación entre los seres humanos, el respeto de la dignidad de las personas y de los pueblos, la práctica asidua de la fraternidad” (Catecismo, 2304).

2. Con el Papa Francisco invitamos a evitar toda forma de violencia y a buscar soluciones políticas a los graves problemas del país.

3. Expresamos nuestra cercanía a los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos que en medio de dolorosas situaciones y privaciones, siguen anunciando el Evangelio y trabajando por el bien de Venezuela, así como por la defensa de los valores humanos y cristianos.

4. No dejaremos de orar con profunda fe y devoción al Señor por la reconciliación, la unidad y el bienestar integral del hermano pueblo venezolano.

+ Luis Augusto Castro Quiroga

Arzobispo de Tunja

Presidente de la Conferencia Episcopal

Bogotá, D.C., 21 de abril de 2017

Ante los actos vandálicos en las instalaciones del Colegio La Salle de Mérida

El Cardenal Arzobispo de Mérida, en unión con el clero, religiosos,
AVEC Mérida, Departamento de Pastoral Educativa y laicado organizado, interpretando el sentir mayoritario de nuestra comunidad, expresamos nuestro profundo pesar y firme repudio por los hechos vandálicos ocurridos ayer en las instalaciones del Colegio La Salle y en la residencia de los Hermanos.

Parece del todo inexplicable que ante el despliegue desproporcionado de efectivos policiales y militares, supuestamente para mantener el orden, un grupo de motorizados, encapuchados, perfectamente entrenados y que actuaron con saña, sin la menor consideración por las vidas de personas y bienes de una institución tan querida por la población merideña, hayan podido actuar a sus anchas, sin que ninguna autoridad haya siquiera intentado impedir semejante atropello.

Es muy probable que a estas alturas ya hayas escuchado Despacito de Luis Fonsi. ¡Lo ponen en todos lados! Ya sea en su versión solista, a dúo con Daddy Yankee o el reciente Remix con Justin Bieber se ha posicionado entre las más escuchadas en todas las radios y servicios de música por streaming como Spotify, Apple Music y Youtube.

¿Y por qué estamos hablando de esta canción en una página católica? Pues resulta que unos jóvenes católicos del Movimiento Cursillos de Cristiandad tuvieron la genial idea de reversionar dicha canción para dar un mensaje cristiano.

“Luisto y Llandres” han publicado en su canal de Youtube un video titulado Resucito, en el cual se les ve dentro de un auto acompañados con una guitarra cantando Despacito pero con una letra alusiva a la Pascua.

Los hermanos Jacinta y Francisco Marto, los pastorcitos de Fátima que junto con su prima Lucía fueron testigos de las apariciones de la Virgen en Portugal en 1917, serán canonizados el próximo 13 de mayo.

Así lo confirmó el Papa Francisco durante el Consistorio Ordinario Público para la Canonización de los Beatos, que tuvo lugar en el Vaticano. El Pontífice canonizará a los hermanos Marto durante el viaje que realizará a Fátima los días 12 y 13 de mayo de 2017 con motivo de la conmemoración del centenario de las apariciones de la Virgen María en Cova de Iría.

“La contraposición entre las concepciones de un Estado radicalmente ateo y el surgir de un Estado radicalmente religioso en los movimientos islamistas, conduce en nuestro tiempo a una situación explosiva, cuyas consecuencias sentimos cada día”. Cuatro años han pasado de la renuncia de Benedicto XVI al pontificado, pero su lúcida visión sigue iluminando.

Con estas palabras el papa emérito se ha expresado en una carta enviada a los participantes a un simposio en su honor, que se realizó ayer 19 de abril, en Varsovia, con el título: “El concepto del Estado en la perspectiva de la enseñanza del cardenal Joseph Ratzinger”. El encuentro ha sido organizado por los obispos polacos y tiene el patrocinio del presidente de Polonia, Andrzej Duda.

Los venezolanos exigimos el respeto a nuestros derechos civiles y a todos nuestros derechos”, piden los Obispos venezolanos mediante un comunicado ante las recientes protestas que han propiciado la muerte de 3 personas y más de 400 detenidos.

El Episcopado venezolano hace un llamado “a rechazar  cualquier manifestación de violencia y a respetar los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos”.

“La democracia se caracteriza, ante todo, por el respeto y protección de los derechos de los ciudadanos.