Viernes, 19 Mayo 2017 02:27

Autoridades UCAT repudian asesinato de Daniel Rodríguez

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Ante la trágica muerte del bachiller Daniel Rodríguez, estudiante ucatense del primer año de la carrera de Derecho, entrevistamos al Rector y Vicerrector Académico de la UCAT, vía telefónica, para que manifestaran, en nombre de la comunidad ucatense, su parecer al respecto.

Los padres Javier Yonekura y Wilfredo González sj, Rector y Vicerrector Académico, respectivamente, manifestaron su gran pesar y repudio, en nombre propio y en el de la Universidad Católica del Táchira, lamentando el asesinato que acabó con la vida de un joven estudiante que recién comenzaba su transitar por la vida. Extendiendo, por ello, las más sentidas condolencias a toda su familia.

“Los hechos que relatan los familiares y testigos de este suceso dan cuenta de un vil asesinato, de una expresión descarnada de violencia que deshumaniza e impide el reconocimiento del otro como persona digna cuya vida debe ser respetada y valorada ante todo y por todos. De ahí que, como cristianos y ciudadanos venezolanos, se sientan llamados a rechazar la violencia que se viene apoderando del Táchira y que, como hemos podido observar en los últimos días, ha acabado con la vida de muchas personas, no sólo en el Estado sino también en otras regiones del territorio nacional, contándose los muertos ya por decenas”.

“Desde la madrugada del 19 de mayo cuando por redes sociales comenzó a circular el rumor de que un ucatense había sido herido por un proyectil, nos mantuvimos al tanto de la situación. Al saber el lamentable deceso, se convocó, inmediatamente, a sesión extraordinaria del Consejo Universitario para poder expresarnos y acordar una serie de medidas que nos corresponden como una comunidad cristiana y académica que valora la vida”.

“Ante estas circunstancias de dolor, es menester que llamemos al Dios de la Vida, quien nos consuela, nos ama y perdona, para que, cobijados en Él recuperemos los espacios de libertad y justicia que tanto anhela y necesita nuestro país. Sólo así construiremos la paz verdadera, que garantiza la convivencia ciudadana y el entendimiento en la pluralidad”.

En este sentido, los padres han considerado necesario, desde la Caridad y el Bien Común, solicitar enfáticamente, en esta oportunidad, a todas las autoridades competentes a nivel nacional y regional, particularmente, a las garantes del orden público para que dentro de las dificultades puedan salir al encuentro de la comunidad tachirense, garantizando su protección; cesando la represión desmedida ante la protesta pacífica y legítima, y combatiendo, de manera efectiva, a los grupos armados y violentos que agreden, desde la clandestinidad y el anonimato, a las personas y sus bienes.

De la misma manera, los padres, reiteran el llamado a toda la comunidad, especialmente, la ucatense, a que asumamos la exhortación de nuestro pastor diocesano y de la Conferencia Episcopal Venezolana, quienes nos invitan, desde la fe y como ciudadanos, a animamos a seguir expresando nuestras opiniones de manera pacífica; que superemos la tentación de solucionar nuestros problemas movidos por el odio y la retaliación; y finalmente, que favorezcamos el encuentro, el debate de ideas y la búsqueda de propuestas que puedan animar, realmente, el cambio del país que todos soñamos.

Por último, recuerdan que la Universidad Católica del Táchira se apega y asume los diversos llamados y exhortaciones que ha hecho nuestro Gran Canciller y los obispos de Venezuela, a través de la Conferencia Episcopal Venezolana, como expresión del sentir mayoritario del pueblo venezolano. En este orden de ideas, los padres invitan a que cada uno desde sus comunidades parroquiales participen el domingo 21 de mayo en la Jornada de Oración, ayuno y caridad por Venezuela, teniendo, especialmente presente, a Daniel Enrique y a todas las demás personas, víctimas de la violencia que se ha vivido en los últimos días.

(JP - Diario Católico)

A continuación, transcribimos el contundente Comunicado/Acuerdo del Consejo Universitario de la UCAT:

El Consejo Universitario de la Universidad Católica del Táchira, ante el asesinato del joven Daniel Enrique Rodríguez Quevedo, miembro de su comunidad universitaria, estudiante del primer año de la carrera de Derecho, se pronuncia de la siguiente manera:

1° Condena de la manera más enérgica, el homicidio del joven que apenas comenzaba el tránsito de la vida, una vida que se ciega con grave e irreparable daño a su familia, a esta Universidad Católica, al Estado Táchira y a Venezuela. Toda vida es don de Dios y por ello sagrada. Nadie tiene derecho alguno a disponer de ella, bajo ninguna justificación. 

2° Exige del Estado a través de sus órganos competentes, el esclarecimiento efectivo y diligente de las circunstancias de este terrible hecho, así como el establecimiento de las responsabilidades y la imposición de las penas correspondientes. La Universidad recuerda que la función del Poder Público es proteger a las personas e investigar los hechos delictivos perpetrados en su perjuicio, sin distinciones de raza, credo, condición social u orientación política. La salvaguarda de la dignidad humana excluye cualquier consideración a elementos que lo distraigan de ello.

3° Condena, una vez más, la actuación de grupos violentos que, actuando con la mayor impunidad, continúan haciendo uso de prácticas ilegales, dedicándose a sembrar el terror en la colectividad tachirense. Su actuación, a través del asesinato y lesión a personas, así como causando destrozos y saqueos, constituye un agravio directo al derecho a recibir protección por parte de los órganos del Estado y a toda la Constitución. Estos grupos deben ser repelidos, disueltos y castigados conforme a la ley.

4° Demanda una vez más de las autoridades nacionales y regionales, y de los cuerpos de seguridad del Estado la intervención necesaria en cumplimiento de su función esencial de resguardo de los derechos de las personas, con especial énfasis en la vida y la integridad física, psíquica y moral, el debido proceso, el juez natural y la protesta. El ejercicio legítimo de los derechos por parte de las personas, de todos y cada uno de ellos, no puede nunca acarrear consecuencias desfavorables para los ciudadanos, y menos tan trágicas y repudiables como la muerte.

Y, por todo ello Acuerda:

1° Declarar duelo de tres días en el seno de esta institución, uniéndose con ello al dolor profundo de sus familiares, compañeros, estudiantes, profesores y amigos, elevando sus oraciones a Dios Todopoderoso por el eterno descanso de su alma, en la confianza que da la fe en que Daniel se encuentra ya con Cristo, Señor Resucitado, en el lugar del consuelo, de la luz y de la paz.

2° Izar a media asta la Bandera de la Universidad, a partir de este momento y durante todo el duelo que embarga a la UCAT por este lamentable suceso.

3° Guardar un minuto de silencio y elevar una oración a Dios, por el eterno descanso del alma de Daniel, al momento que se reúna físicamente cualquier órgano colegiado de esta institución, al inicio de cada acto oficial, en cada clase y cada actividad institucional, a partir de este momento, y por lo que resta del presente año académico.

4° Remitir el presente acuerdo a las autoridades civiles y militares correspondientes, para su conocimiento y demás fines legales pertinentes.

5° Hacer entrega del presente acuerdo del Consejo Universitario a su familia, con la expresión de su acompañamiento y las más sentidas condolencias en nombre de la institución y, por su conducto, de todos los miembros de su comunidad universitaria, por la sensible pérdida de Daniel Enrique a causa de este abominable crimen.

En San Cristóbal, a los diecinueve días del mes de mayo de dos mil diecisiete.

Modificado por última vez en Lunes, 22 Mayo 2017 20:54

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.